Cuando entrenamos al caballo, ya sea joven o correctivo, le damos gran importancia al contacto con el otro. Ya sea a pie o montando, somos amables con nuestros caballos y ellos con nosotros. Cada caballo tiene el tiempo que necesita individualmente para aprender ciertas cosas. Un entrenamiento sólido a pie es tan importante para nosotros como montar en el campo y en la pista. Nuestro objetivo es enseñar al caballo a realizar todas las lecciones en todos los aires en el menor espacio posible.